• Philadelphia
  • Singles

De Temporada: Espinaca

Cuando decimos espinaca, muchos recordamos una montaña verde poco apetitosa en nuestro plato. Hoy es totalmente diferente. Esta versátil verdura ya no se vende en ramos llenos de arena, enlatada o en bloques congelados. Hoy por hoy, la espinaca se vende fresca y prelavada; sus tiernas hojas listas para agregar a sopas, ensaladas, sándwiches, platillos de pasta, omelettes (tortillas francesas) y mucho más.

A pesar de que se vende durante todo el año, su temporada es de marzo a junio. Las dos variedades principales son la de hojas rizadas y la de hojas lisas. Aunque ambas tienen un leve sabor amargo, la de hojas lisas es más tierna que la rizada y a menudo se vende como espinacas tiernas o para ensalada. En general, los platillos “a la florentina” llevan espinaca.

Cómo comprar

  • Busca espinaca de hojas frescas, de color verde oscuro, textura crujiente y fresco aroma.
  • No compres ramos o bolsas con hojas mustias, viscosas con manchas amarillas y ramos con un olor agrio o rancio.
  • Los tallos de la espinaca deben ser bastante finos. Tallos gruesos y ásperos señalan hojas demasiado grandes, duras y amargo sabor.
  • Antes de comprarla y para asegurarte de que sea fresca, fíjate en la fecha de vencimiento de las bolsas con espinaca lista para usar. Además, aprieta suavemente las bolsas; si sientes que la espinaca “rebota” es porque está fresca y crujiente.
  • Refrigera los ramos sin lavar en una bolsa plástica de 3 a 4 días.
  • Refrigera la espinaca lista para usar en su bolsa original según la fecha de frescura indicada. Muchas de estas bolsas están especialmente diseñadas para mantener fresca la espinaca.

Cómo preparar

  • Los ramos de espinaca fresca traen mucha arena y hay que lavarlos bien antes de usar. Recorta las raíces y separa las hojas, sumergiéndolas en un tazón grande con agua. Revuelve con cuidado y deja que la arena se asiente al fondo del tazón. Saca las hojas con tus manos, desecha el agua sucia y vuelve a llenar el tazón con agua fresca. Repite el proceso hasta que el agua salga limpia. 
  • Aunque las hojas de espinacas en bolsas vienen prelavadas, es bueno darles un enjuague con agua fría para asegurarse de que estén limpias y frescas.
  • Antes de cocinar o comerlas, hay que quitarle los tallos duros a las hojas de espinaca. Para sacarlos, dobla cada hoja por la mitad y jala el tallo hacia la parte de arriba de la hoja.
  • Puede que sea necesario trocear las hojas grandes según como vayas a usar la espinaca. Las hojas tiernas de espinaca generalmente se usan enteras.
  • Para las ensaladas u otros platillos crudos, seca las hojas de espinaca con papel toalla o en una centrífuga de verduras.
  • Si la vas a cocinar, el agua que usualmente queda en las hojas es suficiente líquido para cocerlas al vapor, saltearlas o prepararlas en el microondas.  
  • Al cocinarlas se reduce grandemente su volumen. Una libra (unas 10 tazas) de espinaca fresca rinde cerca de 1 taza de espinaca cocida.
  • Para un mejor resultado, cocina las hojas de espinaca frescas justo hasta que empiecen a perder su firmeza, así mantendrán su sabor y su color verde brillante.
  • Evita cocinar la espinaca en ollas de aluminio o hierro fundido, ya que estos metales pueden producir sabores indeseables y cambios de color.
  • Si el exceso de agua no se evapora durante la cocción, escurre completamente la espinaca antes de servirla o mezclarla con otros ingredientes.

Nutrición

  • Baja en calorías, no contiene grasa.
  • Excelente fuente de vitamina A.
  • Buena fuente de vitamina C y folato.

Con qué servir

  • Sustituye unas pocas o todas las hojas de lechuga en una ensalada verde por hojas tiernas de espinaca para darle más color y sabor.
  • Las fresas, mandarinas, toronjas, mangos, manzanas y peras son algunas de las frutas que aportan un gran sabor a las ensaladas de espinaca.
  • Calienta tu vinagreta KRAFT favorita sólo hasta entibiarla y, luego, mézclala con las hojas de espinaca fresca y disfruta una deliciosa y ensalada de espinaca tierna.  
  • Agrega espinaca fresca a las sopas justo antes de servir, revolviendo las hojas hasta que pierdan su firmeza. Fuera de darles color, ésta es una gran manera de agregar espinaca a las comidas.
  • La espinaca combina bien con leche y huevos. Para un sabroso acompañamiento, incorpórala cocida y bien escurrida a tu salsa favorita de crema o queso; o añádela a rellenos de omelettes y quiches.
  • Para un acompañamiento fácil, saltea espinaca fresca en la grasa de tocino OSCAR MAYER Bacon, salpimiéntala y complétala con tocino(tocineta) cocido y triturado.
  • Nuez moscada, ajo, limón, queso, hongos y huevos duros se complementan muy bien con el sabor de la espinaca.
  • Para un cambio refrescante, pon en los sándwiches hojas de espinaca fresca en vez de hojas de lechuga, incluso en los con pan pita y en los enrollados.
  • Para deliciosos platillos a la florentina, incorpora durante la preparación hojas de espinaca fresca a los platillos de arroz, pasta y los rellenos.

Recetas

Ya sea en bolsa o en ramo, esta primavera escoge espinaca fresca para usar en estas rápidas, fáciles y deliciosas recetas KRAFT:

Ensalada de espinaca y tocinoHealthy Living
Paquetitos de halibut a la florentinaHealthy Living
Ensalada de espinaca y naranja
Primaverales espinacas salteadasHealthy Living

Espinaca