Retirada de Producto: Retirada voluntaria de 260 cajas del Producto Velveeta Receta Original Pasteurizada de Queso. Haga clic aquí.
Retirada de 18 SKUs de Knudsen Cottage Cheese, 9 SKUs de Breakstone’s Cottage Cheese, 5 SKUs de Simply Kraft Cottage
Cheese y 2 SKUs de Daily Chef Cottage Cheese. Haga clic aquí.

  • Philadelphia
  • Singles
  • Sabores del Campeonato

Refrigerios Sensatos: Sus secretos

A veces se dice que no es bueno comer refrigerios (snacks), pero estos pueden ser resultar muy buenos para siempre y cuando escojas porciones sensatas de refrigerios nutritivos. Por ejemplo, los refrigerios pueden:

  • Aportar buena nutrición a tu plan de alimentación al proveer nutrientes importantes y supliendo grupos alimenticios que no incluiste en tus comidas.
  • Darte energía para que puedas funcionar bien durante el día.
  • Calmar tu apetito y así es más probable que no comas más de la cuenta en las comidas.

Aplica estos secretos para sacarle el mayor provecho a tus refrigerios:

Sigue los cinco grupos alimenticios

Elige alimentos que contribuyan a las cantidades diarias recomendadas de los grupos alimenticios en tu plan alimenticio MiPirámide. Por ejemplo:

  • Cereal integral, galletas integrales y palomitas de maíz del Grupo de los Granos
  • Floretes de brócoli, palitos de apio y rábanos del Grupo de las Verduras
  • Manzanas, fresas y uvas pasas del Grupo de las Frutas
  • Palitos de queso reducido en grasa y yogur sin o bajo en grasa del Grupo de Productos Lácteos
  • Nueces, semillas de girasol y hummus (pasta de garbanzos) del Grupo de la Carne y Frijoles

Incluye refrigerios en tu plan

Que los refrigerios formen parte de tu plan alimenticio y que no sean algo “extra” que puedan conducirte a ingerir demasiadas calorías. Piensa en los grupos alimenticios que no has incluido y usa los refrigerios para suplir esa deficiencia. Por ejemplo, si no bebiste leche en la mañana,, come un refrigerio de queso o yogur en la tarde. Si no comiste fruta durante el día, come una naranja o banana al anochecer.

Prepara tus refrigerios

Incluye refrigerios nutritivos en tu lista de compras para que tengas a mano muchas opciones nutritivas.

Practica controlar las porciones

Un refrigerio sensato es suficientemente grande como para calmar tu apetito, pero no tan grande que termines comiendo demasiadas calorías. Usa como guía la información respecto al tamaño de la porción en los Datos de Nutrición de las etiquetas; pon una porción de tu refrigerio en un plato o tazón en vez de comer de la bolsa o del envase; también puedes comprar refrigerios que se venden en porciones, tales como los paquetes de 100 calorías NABISCO 100 CALORIE PACKS. Para muchas personas un refrigerio de 100 a 200 calorías es aproximadamente apropiado.

Lleva un refrigerio

Pon en tu cartera una bolsa con zanahorias pequeñas, un envase de yogur o unas uvas y guárdala en la nevera de la oficina para un refrigerio en la tarde. Si vas a estar afuera todo el día, lleva productos no perecederos, tales como “pretzels” integrales, nueces o frutos secos.

Escoge opciones rápidas y nutritivas

En las máquinas automáticas compra barras de cereal, yogur, bolsitas con nueces o nueces con frutos secos y pasas, fruta fresca, leche descremada o envases de 100% jugo de fruta. Si vas a comprar comida del “drive through”, escoge ensaladas verdes o de frutas pequeñas, bolsas o tazas con frutas, vasos o conos pequeños con yogur congelado bajo en grasa o helado reducido en grasa.

¡A tiempo!

Para calmar tu apetito, sírvete un refrigerio dos o tres horas antes de tu próxima comida. Así es más posible que no empieces a comer mientras preparas la cena o que no comas en exceso durante la comida.

Evita los refrigerios “distraídos”

Rompe con el hábito de comer refrigerios mientras miras TV o conversas por teléfono, ya que puedes sobrealimentarte sin darte cuenta. Presta atención a lo que comes y cuánto comes, de modo que disfrutes tu refrigerio y te satisfaga. Y sólo come refrigerios cuando tengas hambre, no por hábito.

Refrigerios Sensatos: Sus secretos