Top
Kraft
Recetario

Cerezas

cerezas

Sabrás que ya llegó el verano cuando veas aparecer en el mercado frescas cerezas de color rubí. Pertenecen a la familia de las frutas con hueso (junto con los duraznos/melocotones, las ciruelas y los albaricoques/chabacanos/damascos) y se dividen en dos grupos principales: cerezas ácidas y cerezas dulces.

Los estados de Washington, California y Oregón son los mayores productores de cerezas dulces en EE. UU. Michigan y Wisconsin, en cambio, tienen la mayor producción de cerezas ácidas.

Las cerezas dulces frescas se consiguen de mayo a agosto y las ácidas, sólo desde junio a principios de julio. Las cerezas ácidas frescas raramente se venden en los supermercados, así que vas a tener que buscarlas en los mercados de granjeros o en los puestos de fruta que hay en ciertas carreteras. Ya sea las comas frescas u horneadas en tartas o postres de frutas, asegúrate de disfrutar las suculentas cerezas del verano.

Cómo comprar

  • Elige cerezas llenitas y firmes con piel lisa y brillante.
  • Las cerezas con rabo (o tallo fino) no se dañan tan rápidamente como las que no lo tienen. Selecciona las que tengan rabos verdes frescos, en vez de secos.
  • Como las cerezas no siguen madurando una vez cosechadas, evita comprar las que son pequeñas, duras o las que tengan mal color.
  • No elijas las que estén blandas o pegajosas con manchas café o las que tengan la piel abierta (las cerezas ácidas son levemente blandas cuando están maduras).
  • Refrigera las cerezas sin lavar en un tazón cubierto con envoltura plástica (sin apretarlas) hasta por 3 días.
  • Para congelar las cerezas frescas, lávalas y sécalas dándole golpecitos. Quítales el hueso sobre el recipiente donde las vas a guardar para no perder su jugo. Congélalas en un envase hermético hasta por 10 meses. Para un mejor resultado, congélalas pronto después de comprarlas, ya que tienden a perder su color rojo una vez cosechadas. Espolvorea las cerezas ácidas con una pequeña cantidad de azúcar granulada antes de congelarlas para preservar su color rojo.

Todo tipo de cerezas

  • Cerezas dulces: De mayor tamaño y una textura más firme que las cerezas ácidas, son redondas, oblongas o con forma de corazón y piel del rojo claro al rojo oscuro. Su pulpa jugosa tiene un rico sabor dulce y por eso se pueden comer frescas o cocinadas. Bing es la variedad más común en EE. UU. de cerezas dulces de color rojo oscuro. Algunas variedades de cerezas dulces tienen piel que van del dorado al blanco, tal como las Rainier y las royal ann. Las cerezas al marrasquino generalmente se elaboran con cerezas Royal Ann.
  • Cerezas ácidas: Más pequeñas y con una textura más blanda que las cerezas dulces, son redondas con piel del rojo medio a oscuro. Su jugosa pulpa tiene un sabor ácido, así que hay que endulzarlas y cocinarlas antes de comerlas. Las Morello y las Montmorency son las dos variedades más populares de cerezas ácidas. Tradicionalmente se usan en tartas horneadas y para elaborar rellenos de tarta enlatados. También se las conoce como "cerezas para tartas".

Cómo preparar

  • Enjuaga las cerezas con agua fría justo antes de usar. Quítales y desecha los cabitos.
  • Sácale el hueso con un instrumento especial para este propósito o con un cuchillo para pelar, trabajando sobre un tazón para no perder su jugo.
  • Para quitarles el hueso con un cuchillo de pelar, haz un corte de arriba abajo a lo largo de la circunferencia de cada cereza. Luego, ábrelas y saca el hueso con la punta del cuchillo. Como resultado obtendrás cerezas sin hueso y también cortadas por la mitad.
  • Las cerezas congeladas son más apropiadas para usarlas para cocinar o en repostería. No las descongeles antes de usar.

Nutrición

  • Bajas en calorías, sin grasa, bajas en sodio
  • Excelente fuente de vitamina C

Con qué servir

  • Úsalas en sencillos postres de frutas tradicionales de los EE. UU., como tartas de varios tipos: "cobblers" (tartas de fruta sin tapa), "crisps" (tartas crujientes) y "crumbles" (tartas cubiertas con migas).
  • Para disfrutar las frescas cerezas del verano durante todo el año consérvalas haciendo mermeladas o jaleas caseras.
  • Añade cerezas dulces sin hueso a la licuadora cuando prepares batidas.
  • Las cerezas van muy bien con las almendras, porque su hueso—que no debe comerse—tiene un sabor natural a almendra.
  • El chocolate y las cerezas son una combinación clásica de sabores, tal como en las cerezas bañadas de chocolate y el pastel Selva Negra.
  • Mezcla mitades de cerezas dulces con tu ensalada de fruta favorita.
  • Incorpora cerezas dulces sin hueso y picadas al yogur o al queso cottage BREAKSTONE'S Cottage Cheese.
  • Sustituye cerezas picadas por otras frutas en panes rápidos o en el batido para muffins (mantecadas).
  • Decora bebidas de verano con cerezas dulces sin hueso congeladas en vez de usar cubitos de hielo.

>