Top
Kraft
Recetario

De película


Dicen que una foto vale más que mil palabras, pero una foto de tu familia en vacaciones, en la cual todos sonríen a la vez, vale mucho más. Ofrécele una actividad divertida a tus hijos durante tu próximo viaje: enséñales las premisas básicas de la fotografía. No sólo se entretendrán con su nuevo hobby, sino que también te sorprenderán con fotos bellas, tomadas desde el punto de vista de un niño. Una vez hayan regresado a casa, imprime las fotos y busca algunas recetas para armar un libro de cocina familiar, siguiendo nuestras fáciles instrucciones. El libro captará la diversión de las vacaciones y conservará recetas y recuerdos de familia.

Fotografía 101

Si tienes una cámara digital, enséñales a los niños sobre los ajustes de la cámara, y dales consejos sobre cómo cuidarla (como mantenerla lejos del agua o de imanes fuertes). Si no te sientes cómodo dejando a tus niños usar la cámara familiar, puedes elegir entre muchas cámaras básicas, duraderas y “aprobadas para niños” que existen en el mercado hasta para los más pequeños.

Una vez hayan aprendido las reglas, deja que los niños experimenten. Las cámaras digitales les dejan ver resultados inmediatamente y así pueden alterar ángulos o perspectivas hasta que toman la foto que desean. Con un poco de práctica, tus hijos pronto sentirán el gozo de la fotografía. Ten en mente algunos consejos básicos sobre la fotografía:

  • Bájate al nivel de tu sujeto. Si estás tomando una foto de una rana o de una flor, ponte al nivel del sujeto para que llene el marco de la foto.
  • Toma en cuenta la luz. Siempre sé consciente de dónde viene el sol, o de dónde viene la luz. Generalmente, es bueno tomar fotos cuando el sol está a espaldas de uno.
  • Mantén el horizonte a nivel. Es una idea sencilla, pero aún los adultos luchan con árboles que aparecen de lado y dañan la imagen.
  • Acércate. Después de tomar una foto, intenta nuevamente desde un ángulo más cercano. Obtendrás más del sujeto que deseas en la toma.
  • Revisa el fondo. A veces no te das cuenta de lo que ocurre detrás de la persona o el sujeto en foco. Mantén el fondo sencillo, y no habrá muchas distracciones en tu foto.
  • Lleva un trípode. Los trípodes portátiles se consiguen a precios razonables y hacen una gran diferencia, ya sea al tomar una foto de un paisaje o de un grupo de personas.
  • Prueba la regla de los tercios. Aplica esta regla básica si eres un fotógrafo más avanzado. Imagina dividir el marco de la foto en tercios, horizontal y verticalmente. Coloca el punto focal de tu foto donde estas líneas imaginarias se cruzan. Las fotos que no quedan con el sujeto en el centro son más cautivantes a la vista.
  • Disfruta. Sé espontáneo. Intenta tomar una foto brincando en el aire en una piscina o playa. Las fotos tomadas sin avisar de la familia riendo, o comiendo algo novedoso son siempre divertidas al mirarlas más tarde. Usa el medidor de tiempo para que todos puedan aparecer en la foto, y cuando la cámara vaya a tomar la foto, haz que todos pongan su cara más cómica.

Prepara un libro de cocina familiar

Este es un proyecto estupendo para niños de cualquier edad.Un libro de cocina familiar puede ser ajustado para familias de todos los tamaños. Si buscas en Internet, encontrarás muchos sitios en donde toman tus recetas y preparan un libro, pero gran parte de la diversión de preparar un libro de cocina familiar es poder decir que lo hiciste tú mismo. Y como involucras a los niños, ellos se animarán a recordar no sólo la cena de Acción de Gracias, sino también las parrilladas de los martes por la noche o los viernes de pizza casera.

Ya sea una receta en puño y letra del pastel de manzanas de la bisabuela, o una página impresa de la receta Tacitas de tacos, cualquier receta puede ser parte del libro. ¡La decisión es tuya y de tus hijos!

Antes de comenzar, necesitas algunos materiales:

  • Computadora e impresora
  • Libreta de tres argollas con láminas plásticas para insertar páginas
  • Recetas y fotos (desde recetas caseras hasta retratos de tus hijos cocinando, de cenas familiares o de arreglos de mesa)
  • Citas de todos los miembros de la familia, consejos y trucos
  • Clip art de imágenes de cocina
  • Foto familiar para la portada

Y ahora, ¡diviértanse!

  • Para comenzar, abran la receta en un programa para procesar textos ( word processing ).
  • Abre una foto que coordina con la receta y agrégala a la página.
  • Juega con distintas tipografías, tamaños de fotos y posicionamiento para que el libro quede atractivo visualmente.
  • Agrega clip art para decorar las páginas.
  • Divide las recetas en categorías (desayunos, entradas, postres, etc.) para poderlas encontrar más fácilmente.
  • Ve a otros libros de cocina para inspirarte. Prepara una página de consejos al principio de cada categoría para coordinar con las recetas que siguen.
  • Pídeles a tus hijos que dibujen sus alimentos o comidas preferidos y que agreguen esas fotos al libro para marcar cada categoría.
  • ¡No te olvides de grabar ( save ) las páginas para que no pierdas tu trabajo!
  • Cuando hayas terminado de crear las páginas de tu libro de cocina, imprímelas y pon cada una en una lámina de plástico para mantenerlas limpias (así las puedes limpiar con un paño mientras cocinas).
  • Nombra tu libro de cocina y ponle la foto con toda la familia en la portada para decorar.

Lo mejor de tener este libro de cocina en una libreta de argollas es que crece a medida que tu familia aumenta y consigue más recetas.

>