Top
Kraft
Recetario

¡Mamá, quiero ayudar!

¿Recuerdas cuando los niños se sentaban en la mesa y dibujaban mientras mamá cocinaba? Las cosas han cambiado. Los niños cocinan con sus padres desde temprana edad. Es común ver a los niños cortar y rebanar alimentos usando aditamentos apropiados para su edad y tamaño.

Recuerda cuando cocines con tus niños que su capacidad para efectuar una tarea no implica que la vayan a hacer bien (o sea, rápida y precisamente) o con seguridad, por ende es sumamente importante que los supervises. Lo que importa es que están pasando un rato cocinando juntos. Toma tu tiempo. No cocines pensando que la comida tiene que estar lista a las 7:30. Diviértete.

Habiendo dicho esto, aquí tienes algunas tareas propicias para distintas edades, que puedes delegar siempre y cuando estés supervisando.

Pequeñines

Hasta los infantes de 2 ó 3 años pueden hacer más de lo que te imaginas. Verlos jugar con plastilina te demuestra su aptitud. Pueden hacer una ensalada, rasgando hojas de lechuga y agregando pepinos rebanados. Ayúdalos a medir con cuidado en una tacita la cantidad de porciones de aderezo que lleva una ensalada, y luego agreguen el aderezo a la ensalada. Les estarás dando la experiencia de verter… ¡y sin echarle siete porciones de aderezo a una ensalada para cuatro!

Todo lo que tenga que ver con agua resulta idóneo. Por ejemplo, lavar las frutas y vegetales para cualquier comida. Revolver los alimentos es factible a esta edad, pero los pequeñines tienden a tener demasiado entusiasmo y forman un desorden. Machacar galletas para hacer migas con los dedos, dentro de una bolsa plástica para congelar alimentos, podría ser divertido para los niños: machacar siempre rinde sonrisas.

Preescolares

Cuando los niños tienen 4 ó 5 años, pueden manejar un poco más la cocina. Hornear se hace factible porque sus habilidades motoras ya son más refinadas. Esto es importante porque el horneado requiere más precisión que, digamos, preparar una ensalada. Aún necesitas supervisarlos cuando estén ayudándote a revolver: los alimentos se salen del plato hondo. La ensalada de huevo es perfecta para estos niños. Son perfectamente capaces de pelar huevos hervidos fríos. No olvides los sándwiches. Usar una cuchara para untar mayonesa al pan es una buena manera de animar a los niños a que se preparen sus almuerzos. Agrega lechuga y un poco de carne fría, y listo.

Algunos pequeños aditamentos de cocina convierten las tareas en diversión para los niños de edad preescolar, así que considera los moldes para galletas, tijeras sin filo y cucharones para servir helado. Estos aditamentos tienen muchos usos: cortar galletas, sándwiches o pasteles; cortar hierbas frescas; verter por cucharones helado o masa para muffins, galletas o cupcakes.

Niños de edad escolar 

Durante la edad de 6 a 10 años las cosas evolucionan, tornándose en diversión para ti, ya que ahora tus hijos pueden preparar algo que todos van a querer comer para la cena. Ellos saben lo que les gusta y pueden ayudar a planificar una comida. Además pueden elegir qué quieren preparar contigo. Cocinar en la estufa es posible si se toman algunas medidas de seguridad. Poner cosas en el horno usando guantes para hornear está bien para niños de 9 a 10 años, pero sacar cosas del horno es aún tarea de mamá o papá. Aprender a pelar verduras con cuidado es propio para los mayores de 8 años y es una gran manera de presentar el concepto de la importancia nutritiva de las verduras y sus colores, si aún no lo has hecho.

Además, ésta es la edad propicia para refinar el roce social de tus hijos. Presumimos que a estas alturas saben decir “por favor” y “gracias”, así que pídeles que te ayuden a limpiar la cocina después de haber cocinado. Y no olvides que cocinar puede ayudar a mejorar las destrezas de lectura y matemáticas. Leer una receta de principio a fin antes de empezar a cocinar es la clave del éxito. Pídeles que lean la receta en voz alta. Doblar la cantidad de porciones de una receta es un gran ejercicio matemático. Preparar recetas favoritas de la familia es una manera de conectar con las generaciones anteriores y de aprovechar para contar historias familiares cómicas.

No importa lo que cocines… si lo haces con tus hijos, prevalecerá la diversión.

>