Top
Kraft
Recetario

Qué y cómo comen tus niños

Vigila a los más pequeños

Cuando les des de comer a los niños pequeños hasta 4 años de edad, es importante tener en mente tanto el tamaño, la forma y la textura de lo que van a comer como el ambiente donde les vas a dar de comer. Si un alimento es pequeño o resbaladizo, es posible que se lo traguen sin masticar y les bloquee la tráquea. Sigue estos consejos para que los alimentos y las comidas no resulten riesgosos.

Los niños menores de 4 años deben comer supervisados. A esta edad, los niños no tienen la capacidad para juzgar cómo deben comer sin correr riesgos y pueden ponerse a correr, saltar y a comportarse de maneras inapropiadas mientras comen. Asegúrate de que tu niño esté sentado a la mesa, o por lo menos sentado, cuando coma.

Corta antes de servir


No les des a los niños alimentos difíciles de comer, enteros. Cuando los niños ya tengan edad para masticar perros calientes, zanahorias y otros alimentos difíciles, córtalos en pequeñas tiritas antes de servírselos.

Usa buen juicio al darles comida a tus niños

Para los niños pequeños, los alimentos pequeños y redondos, especialmente si son relativamente duros o lisos, pueden ser más difíciles de comer y pueden tragárselos inadvertidamente enteros. Alimentos como estos usualmente hay que picarlos en trocitos antes de dárselos a niños menores de 4 años.

Ten en mente esta lista de alimentos potencialmente problemáticos para tus niños:

  • Dulces duros
  • Nueces, semillas y cacahuates (maníes)
  • Uvas enteras
  • Chícharos (guisantes, arvejas), frijoles, zanahorias, crudos
  • Perros calientes enteros o en rebanadas redondas
  • Malvaviscos, incluso los mini-malvaviscos
  • Cucharadas de mantequilla de cacahuate (maní)
  • Espinas de pescado
  • Otros frutos secos
  • Palomitas de maíz
  • Cubitos de hielo
  • Uvas pasas
  • Pretzels
  • Totopos o "chips"
  • Trozos de carne o queso

Observa cómo come tu niño


Cada niño es único. Uno de 4 años puede comer mucho mejor algunos de los alimentos de la lista anterior que otro niño de la misma edad. Por lo tanto, observa atentamente a tus niños a medida que crecen y usa buen juicio cuando tengas que decidir qué darles de comer.

Prepárate

Si tu niño se atraganta con la comida, prepárate para reaccionar rápidamente. Toma un curso en primeros auxilios y técnicas de rescate básicos que incluya información sobre accidentes por asfixia y cómo reaccionar ante ellos. La Cruz Roja Americana local ofrece este tipo de clases, al igual que los programas de seguro de ciertos empleadores. Consulta estos sitios web para obtener mayor información sobre la asfixia y los niños:

>