Top
Kraft
Recetario

¡Pasta Presto!

¡No dejes de comer tus cenas rápidas favoritas! Intercambiar ingredientes por otros más sanos y comer porciones mesuradas te permitirán incluir deliciosos platillos de pasta en un plan de alimentación “mejor para ti”.

Las pastas no tienen que ser un alimento prohibido para las personas con diabetes. Y menos mal son un platillo rápido y fácil de preparar hasta en las noches más ajetreadas. ¿Cuál es la clave para incluir platillos de pasta en un plan sensato de alimentación? El balance alimenticio; lo puedes lograr añadiéndole proteínas y vegetales, pero sobre todo controla el tamaño de las porciones. Estos consejos y recetas te ayudarán a entender los puntos básicos.

Eleva la calidad de la pasta. Quizás ya hayas hecho el cambio de pan blanco a pan de trigo entero (para obtener más fibra). Llegó la hora de hacer lo mismo con la pasta. Si a ti o a tus niños no les gusta el sabor de la pasta de trigo entero, prueba la preparada con harina blanca de trigo entero. Algunas marcas también le agregan proteínas y/o ácidos grasos omega-3 que son sanos para el corazón.

Mide correctamente las porciones. Una porción de pasta es aproximadamente ½ taza o del tamaño de una sola bola de helado. Si vas a servir carne magra o pollo con la pasta, la porción de carne no debe ser más grande que el tamaño de tu palma.

Añádele vegetales. Nuestra Pasta con pollo y brócoli a la parmesana incluye los acompañamientos en el platillo principal. En este caso, el tomate y el brócoli van mezclados con la pasta y la carne.

Evita los platillos fritos. Nuestro Pollo a la parmesana con rotini queda crujiente gracias a la cubierta de galletas Ritz crackers. Nosotros salteamos las pechugas de pollo en una sartén caliente rociada con un producto en aerosol, de modo que en el platillo ni siquiera lleva aceite. Hacer este simple cambio y además, usar queso mozzarella reducido en grasa en vez del tipo con toda su grasa, te ahorra 100 calorías y 13 gramos de grasa por porción.

Consume carnes magras. En nuestros Fettuccine carbonara renovados reemplazamos el tocino (tocineta) que se usa normalmente en este platillo clásico por jamón ahumado OSCAR MAYER Smoked Ham. Además, intercambiamos las yemas de huevo y la crema por queso Philadelphia 1/3 Less Fat than Cream Cheese para crear una salsa cremosa con ingredientes más sanos para ti. ¿Los ahorros por porción? ¡80 calorías y 16 gramos de grasa!

Prueba el “espagueti vegetal”. La calabaza tipo espagueti es una gran alternativa a la pasta. Simplemente cocínala, sácale la pulpa y cúbrela con tu salsa de tomate favorita, ya sea en frasco o casera. Encontrarás instrucciones sobre cómo cocinar la calabaza tipo espagueti en nuestra receta Calabaza espagueti con queso. Esta calabaza de invierno está en plena temporada desde septiembre a marzo.

>